¿Qué es la Inteligencia Emocional?

Para poder entender el significado de Inteligencia emocional, veamos como la definen este autor conocido:

Según Daniel Goleman, es la capacidad de reconocer sentimientos propios y ajenos, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones.

Describamos cada palabra:

Inteligencia: es la capacidad para distinguir y relacionar elementos en contextos específicos y operar de manera efectiva en base a tales distinciones.

Emoción: es un estado sistémico de la persona que incluye aspectos fisiológicos, psicológicos, impulsivos y comportamentales. Poseen un papel protagónico cuando construimos sentido (pensamos y evaluamos).

Nos ayudan a sobrevivir, crecer, comprender y evolucionar. Estar atentos a cada una de ellas es la clave para una mejor calidad de vida.

Cuando uno es consciente de sus emociones puede controlar su vida, motivar y lograr un encuentro efectivo con el otro.

La Inteligencia Emocional se entrena y optimiza durante toda la vida, al mantener vivo el deseo de alcanzar un objetivo, resistir ante lo adverso, controlar impulsos, ser dueños de nuestro humor para pensar con claridad y registrar la existencia del otro es una tarea que nos espera cada día de nuestra vida.

Vivir con Inteligencia Emocional y trabajar con ella, no consiste en apagar las emociones, sino más bien en saber dirigirlas y equilibrarlas para ser autores de nuestra historia y escribirla (nos) con lucidez.

La IE, está compuesta por 

  • La inteligencia intrapersonal
    • Autoconciencia: conocer los propios estados internos, preferencias, recursos e intuiciones. Es decir, tener Conciencia emocional: reconocer las emociones propias y sus efectos.

Saber qué emociones uno siente y por qué.

Entender las relaciones entre lo que uno siente, piensa y hace.

Reconocer en que forma las emociones afectan el desempeño.

Mantener objetivos y valores en la conciencia como guía para la acción.

 

    • Autorregulación: manejar los estados internos, impulsos y recursos. Poseer Autocontrol: mantener a raya las emociones y los impulsos improductivos.

Manejar de manera productiva los impulsos emocionales y el estrés.

Mantener la compostura y un estado de ánimo positivo, aún en momentos difíciles.

Pensar con claridad y mantenerse enfocado incluso bajo presión.

 

    • Autoevaluación: conocer las propias fortalezas y debilidades.

Ser consciente de las  fortalezas y debilidades.

Reflexionar, aprender de la experiencia.

Estar abierto a la información que nos brinda el otro, a nuevas perspectivas y al autodesarrollo.

Mantener la perspectiva y el sentido del humor acerca de uno mismo.

 

  •  y la inteligencia interpersonal: Relacionada con el otro, con el actuar en sociedad
    • Empatía: es la capacidad, de alcanzar el sentimiento del prójimo, nos permite comunicarnos con eficacia; es una identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo del otro. Exige confianza y voluntad de entrega.
    • Habilidades sociales: conjunto de capacidades (hábitos o estilos), que permiten el desarrollo de conductas favorables al momento de optimizar nuestras relaciones interpersonales.

Sirven para: Expresar sentimientos de una forma eficaz, alcanzar objetivos, solucionar o evitar conflictos y actuar asertivamente.


Entonces, ¿En dónde radica la importancia de vivir y trabajar con IE? en lograr la mejor versión de nosotros mismos, para evitar discusiones destructivas, trabajar en climas laborales aptos para lograr nuestros objetivos, conseguir equipos de alto rendimiento entre otros beneficios.

[ratemypost]
amamos lo que hacemos

Volver a página de inicio

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *